La arquitectura de procesos tiene el objetivo de garantizar que una empresa automatice sus procesos de negocio. Se puede decir que la arquitectura de procesos es la definición general de todo un sistema de procesos.

Al definir la arquitectura de procesos, la empresa hace la conexión entre el equipo y la mano de obra disponible, con los recursos y tecnologías que domina, para determinar cómo lograr sus objetivos estratégicos tan eficientemente como sea posible, creando valor en cada etapa de la cadena.

La intención que se tiene al utilizar una buena arquitectura BPM es mejorar la gestión procesos y por consiguiente, optimizar los resultados. Además, es necesario que la arquitectura del proceso contenida en la herramienta de BPM utilizada permita una amplia posibilidad de personalización del sistema empleado, para satisfacer las características específicas de cada organización.

En este contexto, debemos entender que la arquitectura BPM debe contener características que atiendan a todo el ciclo de vida de la gestión de procesos, de una manera amplia, desde su modelado, hasta el monitoreo.

Concepto de BPM (Business Process Management).- Se define como una disciplina o enfoque disciplinado orientado a los procesos de negocio, pero realizando un enfoque integral entre procesos, personas y tecnologías de la información. BPM busca identificar, diseñar, ejecutar, documentar, monitorear, controlar y medir los procesos de negocios que una organización implementa. El enfoque contempla tanto procesos manuales como automatizados y no se orienta a una implementación de software (Garimella, Michael, & Bruce, 2012).